miércoles, 3 de octubre de 2007

El Boronchu o Pobre


En Cangas de Onis tenemos varios platos autóctonos de aquí, pero hoy haremos referencia al Boronchu o Probe , que no se debe de dejar de probar cuando nos visiten , y además pueden comprarlo por unidades para llevar en las carnicerías de la Ciudad. Siempre recordare cuando Gaspar el del Torreón me mandaba a comprarlos a la antigua carnicería de Servando


Consiste en una especie de morcilla elaborada con sangre de cerdo, calabaza, cebolla y harina de maíz.
En algunos sitios se embute en tripa (así se llama pobre), en otros se envuelve en berzas (así se la llama "emberzao"), y en otros se cuece sin más tratamiento que el amasado y prensado

Una vez cocido se deja enfriar y luego se corta en rodajas y se fríe en abundante aceite muy caliente, para que, sin chupar aceite, quede bien crujiente por fuera, y jugoso por dentro

Es originario del Oriente asturiano, y donde más se consume hoy día es en la zona de Onis, La Rebollada, y Cangas, aunque seguramente proceda del concejo de Llanes, ya que quien más popularizó su consumo fue la carnicería de Servando, de Cangas de Onís, y Marina, la madre de Moncho, que fue quien los introdujo, era Llanisca, de Riensena.
Desde hace algunos años, la nueva ola de cocineros asturianos están trabajando con ellos, sin embargo parece que su prodigiosa imaginación no da grandes resultados, y al final los siguen sirviendo con tortos de maíz fritos y huevos fritos, lo cual no es ninguna tontería, pero puede reventar a un mulo.( Esta parte esta extraida de www.enciclopediadegastronomia.es)

2 comentarios:

manuel allue dijo...

Luis, me encantan TODAS las morcillas. Pero la vuestra, con su harina de maíz y su calabaza debe de estar estupenda (en pequeñas dosis y con tiento). Porque aunque en cuanto me siento a la mesa me olvido del colesterol pues, ya sabes, hay que cuidarse.

Un abrazo.

COMEDORCANGASDEONIS dijo...

Pues la verdad es que esta buenisima , con unas buenas patatas fritas y un huevo frito , es un manjar , eso si llena muchisimo.
Un abrazo Manuel