LA ENCICLOPEDIA DE CANGAS DE ONIS

LA ENCICLOPEDIA DE CANGAS DE ONIS REUNE Y DIVULGA DATOS ESPECIALIZADOS O DISPERSOS QUE NO PODRIAN SER HALLADOS CON FACILIDAD

viernes, 18 de enero de 2013

BANDERA DEL ACORAZADO "PELAYO"




Bendición de la bandera del Acorazado Covadonga




Los periódicos de Oviedo recibidos ayer, publican ex tensos detalles acerca de la bendición de la bandera para el acorazado «Pelayo» verificada el dia 10 en Covadonga.

Gran número de personas se trasladaron desde Oviedo á Covadonga el sábado y domingo

En Cangas de Onis se construyó un arco triunfal con la siguiente inscripción; El Ayuntamiento de Cangas
de Onis á loS amantes de las glorias nacionales

Por la noche fueron obsequiados (ya en Covadonga) con una serenata.

Próximamente á las 7 de la mañana del domingo, celebró-el santo sacrificio de la misa, en la Cueva, el señor
Obispo, recibiendo la comunión gran número de personas.

Verificada al día siguiente por la mañana la procesión, llevando en ella la Virgen de las batallas, acto que presidía el señor obispo, llevando á su lado á la excelentísima señora condesa de Revillagigedo, designada por la princesa de Asturias para representarla en esté acto, y al presidente de la Diputación provincial,
 Sr. Bango, se dijo la misa en una capilla levantada en el campo, se trasladó la comitiva al sitio donde había de verificarse la bendición. De la bandera que arbolará el acorazado «Pelayo» en la driza dé la trinquetilla de popa es de las llamadas de guerra y la componen tres barras dos encarnadas y una amarilla en el centro mide de largo doce metros y seis de ancho

Es de gró dé Lyon y de clase igual al que se empleó en la bandera el crucero «Reina Regente.»
La bandera se divide en dos partes, la corona real y el escudo propiamente dicho

Este es ovalado, midiendo l'50 de alto por 1.20 de ancho, dividido verticalmente en dos campos; al lado izquierdo se vé la torre sobre fondo encarnado; y á la derecha el león sobre fondo blanco; el cordón ó banda que circunda el escudo está bordado con sedas amarillas y sombreado con otras más oscuras.

El castillo primorosamente bordado, so compone de una torre almenada con puerta y ventana" bordadas en azul y rematada, como cuerpo principal, en otras tres torrecitas bordadas en amarillo, Es obra de la señora Llaneza y de su hermana y trabajo artístico de primer orden.

El león, también admirablemente hecho está bordado con sedas encarnadas y muy bien sombreado; le cubre una corona real delicadamente hecha, con varias piedras de colores que le dan mucho realce

En la corona real, que mide 45 centímetros de alto por ochenta de ancho, están perfectamente imitadas con sedas de colores las perlas, topacios, rubís, esmeraldas y záfiros, de que se halla cubierta, lo mismo que el paño de grana remata la corona un mundo y la cruz; esta última fue bordada por las manos de S. A. R. la princesa de Asturias

Como es consiguiente, del otro lado de la bandera se ve o t r o escudo, exactamente igual al que acabamos de transcribir.

Terminado el acto, se acordó dirigir á S. A. R. la princesa de Asturias el telegrama siguiente:

«Junta de señoras que bordaron la bandera del acorazado «Pelayo,» reunida en este momento en el santuario de Covadonga, tiene el honor de participar á V. A. que acaba de realizarse con gran solemnidad el acto de la bendición de la bandera, y al propio tiempo cumple el grato deber de expresar el testimonio de la más completa adhesión á SS. MM. y a la persona de S. A., y por mi parte añado el de dar a V. A. las gracias más expresivas por la alta distinción que me concedió al designarme para representar á V. A. en tan solemne acto.—Condesa de Revillagigedo»

La concurrencia al acto fue brillantísima y tuvieron en ella representación todas las clases sociales.



lunes, 19 de noviembre de 2012

Los sedimentos del lago Enol revelan más de 13.500 años de historia ambiental



Un equipo de investigadores españoles ha utilizado varias muestras geológicas extraídas del lago Enol, en Asturias, para demostrar que el Holoceno, periodo que comenzó hace 11.600 años, no fue tan estable en términos climáticos como se pensaba.

El Holoceno, periodo que incluye los últimos 11.600 años de nuestra historia, siempre ha sido descrito como un periodo estable en cuanto a condiciones climáticas, especialmente comparado con los abruptos cambios que se produjeron en el último ciclo glacial, que terminó hace alrededor de 10.000 años para dar paso al Holoceno.

Un estudio, llevado a cabo por investigadores del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE) del CSIC en colaboración con otros científicos de las universidades de Zaragoza, A Coruña, Valencia y Cádiz y publicado en la revista Journal of Paleolimnology, ha establecido diferencias climáticas dentro de estos ‘estables’ últimos 13.500 años.

En particular, el estudio se concentró en el Lago Enol (Asturias), donde se realizó un análisis de varios sondeos sedimentarios extraidos del fondo, lo que aportó datos sobre la humedad regional o los cambios de temperatura de la zona a lo largo de más de 135 siglos.

El trabajo, junto con un estudio anterior que detalla la última glaciación y otro, más reciente, que examina los últimos siglos, supone “por primera vez, un registro de la evolución glaciar y del cambio climático durante los últimos 40.000 años en el Parque Nacional de Picos de Europa”, afirma Ana Moreno, investigadora del IPE-CSIC y autora principal del trabajo.

El lago Enol se formó hace 40.000 años tras la retirada de un glacial que excavó la cubeta y permitió la acumulación de sedimentos y agua. Hace 18.000 años ya era un lago en el que empezaban a depositarse los sedimentos orgánicos estudiados ahora.

De los sedimentos del lago se han podido analizar las propiedades físicas y las cantidades de carbón orgánico, carbonato y otros elementos, así como algunos indicadores biológicos como los fósiles de diatomeas y ostrácodos.

Evolución de la cubierta vegetal

Además, el estudio detallado del polen acumulado en este material permitió elaborar una reconstrucción de las variaciones en la cubierta vegetal, una información crucial en el contexto de los cambios de clima y el impacto del ser humano.

Los investigadores reconocieron, al menos, cuatro etapas diferentes en el Holoceno: una primera, fría y seca entre hace 13.500 y 11.600 años (calibrados con respecto al presente) que incluye un breve fenómeno de vuelta al estado de glaciación conocido como Dryas Reciente. A continuación definen un periodo de mayor temperatura y humedad entre los 11.600 y los 8.700 años, que coincide con el comienzo del Holoceno

El tercer periodo corresponde a uno con clima más seco, hace entre 8.700 y 4.650 años, y, finalmente, un retorno a condiciones climáticas más húmedas a partir de aquí, y hasta hace 2.220 años. El estudio alerta también de los cambios producidos en el último periodo por la actividad humana, en concreto por las actividades de pastoreo y la deforestación.




Las conclusiones del estudio detallan, por tanto, unas fluctuaciones medioambientales significantes durante los últimos 13.500 años de historia. También señalan cómo con el comienzo del Holoceno, la cubierta vegetal de la zona, hasta entonces formada por ejemplares de los géneros Pinus (pinos), Betula (abedules) y Quercus (robles, encinas) pasa a convertirse en un bosque formado mayoritariamente por Quercus.


Los investigadores también advierten de un aumento de las precipitaciones durante casi doce siglos (entre los años 9.750 y 8.600 del pasado) que provocaron un aumento de la especie Corylus, es decir, del avellano. Aunque el estudio de estos vestigios geológicos del lago Enol solo abarca hasta hace 2.200 años, es posible discernir el impacto ambiental que tuvieron los entonces pobladores de la región a través del estudio del polen.

Uso antiguo de los pastos de montaña

“El uso de los pastos de montaña es quizás la actividad humana más antigua documentada en la zona. Como hemos visto, en el sondeo largo del Lago de Enol se detecta que la apertura del paisaje comenzó hace unos 4.650 años, y más notablemente desde hace 2.700 años”, dice Moreno.

Los resultados indican también que, a partir de hace 4.650 años, la presencia humana contribuyó a una mayor presencia de especies herbáceas (de los géneros Plantago y Rumex Acetosella) y un descenso en el componente arbóreo del ecosistema de la zona.

Los responsables del estudio afirman que estas etapas, hidrológicas y del paisaje, que evidencian los sedimentos del lago Enol concuerdan con los mayores cambios climáticos registrados durante el Holoceno en el sur de Europa. Así eran, por tanto, las montañas cántabras hace 2.200 años, fecha que coincide con la ocupación romana y el inicio de las Segundas Guerras Púnicas contra los cartagineses liderados por Aníbal.

En un estudio más reciente, estos investigadores han hallado en el registro del polen muchas de las modificaciones en el paisaje causadas por la actividad humana en los últimos 200 años. Por ejemplo, detectaron un cambio en el número de hongos coprófilos (que se alimentan de los excrementos del ganado que pasta) a lo largo del siglo XX.

Esto se debe, según los investigadores, a que “el ganado vacuno autóctono es sustituido por ejemplares de vaca pardo-alpina y, posteriormente, por frisonas, razas más productoras de leche. De este modo, se pasa de una ganadería de tipo extensivo en la propia montaña, con vacas autóctonas, a otra de tipo intensivo”, con establos en el fondo del valle. Otro de los cambios que el polen delata es la introducción en 1930 de plantaciones de eucalipto



http://www.agenciasinc.es/Noticias/Los-sedimentos-del-lago-Enol-revelan-mas-de-13.500-anos-de-historia-ambiental


domingo, 18 de noviembre de 2012

CAJA DE RECLUTAS DE CANGAS DE ONIS



Diciembre de 1886

Escriben desde Cangas de Onis:


No sé á quien se le ocurriría establecer en este punto los cuadros de reserva , depósito y Caja de reclutas ; sin duda su objeto principal no seria otro que favorecer en parte al pueblo, con los sueldos que mensualmente cobran los militares , pues de otro modo , creo no responda a ninguna conveniencia del servicio , demostrando al mismo tiempo que hay sumo interés en no quitarlos , siendo así que dentro de sus mismos limites , existen otros puntos ( como , por ejemplo Infiesto ) que por todos conceptos reunirían especiales condiciones para la instalación de dichos cuadros : condiciones de que aquí se carece por completo, puesto que si principiamos el sorteo y entrega en caja de los quintos , resulta que mientras los unos se incorporan en tres ó cuatro días de jornada , los otros por el lado opuesto lo hacen en tres o cuatro horas de marcha , por lo que se comprende perfectamente que éste no es el verdadero punto céntrico de la zona ; además los medios de comunicación son escasos , no hay estación telegráfica ( cosa inexplicable ) , y en cuanto a cuarteles , el que ocupan el batallón de reserva es un casucho de mala muerte, viejo y destartalado , con infinidad de grietas y rendijas , impropio para el alojamiento de soldados y clases que lo ocupan . El batallón de depósito, aunque tiene mejor aspecto que el primero, es muy húmedo y por consiguiente muy frío, estando expuestos los que la habitan á padecer de reumatismo; esto sin contar con que ninguno de los dos reúne suficiente local para acuartelar 400 o 500 hombre que en tiempo oportuno se reúnen para la entrega á los cuerpos de los quintos que pertenecen a esta zona.


No así sucedería en otros puntos más a propósito, pues he oído decir que Infiesto (uno de ellos) se comprometería a edificar un cuartel , o al menos darían mejor acuertelamiento , pero el caciquismo hace que existan en cangas de Onis una audiencia y unos cuadros que en cualquiera otra parte estarían mejor por todos conceptos , y aún me atrevería a asegurar que no ocurriría los que sucedió el mes pasado , y fue que el batallón de depósito cobró sus sueldo el día 11 , mientras que los de la reserva los cobraron puntualmente , repitiéndose este retraso varias veces .


Llamamos sobre todo ello la atención al señor Ministro de la Guerra

viernes, 25 de mayo de 2012

LA BATALLA DE COVADONGA 1855 HISTORIA ECLESIASTICA



Acababa Pelayo de ponerse al frente de los refugiados en las montañas de Asturias, cuando estos tuvieron noticia de que se aproximaba á sus estrechos desfiladeros un grueso destacamento del ejército musulman comandado por el guerrero Alkamak. Abandonando los Cristianos la villa de Cangas, se retiraron hácia el monte Auseba, poniendo su confianza en Dios, y su defensa en la aspereza de los montes. Al extremo de un angosto y tortuoso valle se eleva una enorme roca de mas de ciento veinte pies de elevacion, en cuyo centro se ve una profunda caverna abierta por la naturaleza, y de cuyas entrañas brota un torrente, que cayendo al fondo del valle, forma una vistosa cascada, y aumenta el aspecto salvaje de aquel terreno. Á sus inmediaciones se retiraron los escasos insurgentes con sus amedrentadas familias y pobres ajuares. Ocultos en los flancos de los montes operaban los mas atrevidos la señal de ataque en esa guerra de montaña , en que tanto han sobresalido los españoles cuando sin jefes, sin recursos y sin disciplina, han tenido que defender la independencia de su país. Embarazaba á los mahometanos su mismo número, habiendo de pelear en tan estrecho recinto, presentando un pequeño frente igual al de los Cristianos, mejorados en posicion, y cuyo denuedo aumentaban la desesperacion y la imposibilidad de la fuga.

Las flechas de los sitiadores rebotaban contra las peñas do se guarecían los Cristianos; gruesos troncos y enormes peñascos rodaban sobre los sarracenos desde la cima de los montes aplastándolos en su

1 .( Sebastian de Salamanca le llama hijo del duque Favila: «Maxima veró pars < in hanc patriara Asturiensium intraverunt, sibique Pelagium, filium quondam «Fafilani Ducis ex semine regio, Principem elegerunt.» Los árabes le llaman Belay el Rumi (Pelayo el Romano), pues no pudiendo pronunciar la P sustituíanla con la B. )

caida, y la naturaleza misma enviando el agua á torrentes, parecía conjurarse contra los musulmanes, que amedrentados por el fragor del trueno, y no hallando dónde fijar el pié en aquel terreno movedizo , apelaron á la fuga sofocándose unos á otros en aquel estrecho sendero. Un trozo de montaña se desplomó sobre los fugitivos, y las aguas del Deva desbordándose de sus márgenes tragaron millares de aquellos infieles, cual en otro tiempo absorbieron las del mar Rojo las huestes de Faraon. La mano de Dios obraba allí visiblemente; y aquel conjunto de causas naturales acumuladas en favor de los Cristianos tiene en verdad algo de milagroso *. Los árabes mismos refieren con asombro en sus confusas crónicas la horrible matanza, que aseguró la existencia de aquella sociedad naciente. Todavía las aguas del Deva al lamer las faldas de la montaña descubren los restos de revueltos esqueletos, y la tradicion ha consagrado los lugares inmediatos con varios recuerdos relativos á la proclamacion de Pelayo *.

1 El manuscrito de Gotha, citado por Romey, tomo I de la edicion española de 1839, dice así (pág. 436, colum. 2.a): «El Golbernador de la Península sabedor de que los Cristianos habian juntado un ejército por las montañas del Septentrion, envió contra ellos á Alkamak. Belay, a favor de su situacion y de su arrojo, se descolgó sobre los musulmanes matándoles cerca de tres mil. Se «descarriaron sus tiros, estalló una tormenta y quedó sepultada la hueste. Sobrevino Belay é hizo en ellos gran matanza. Yacieron entre los difuntos Alkamak y sus compañeros.»

8 Los dos Cronicones que primero dan noticia de esta batalla son el de Albelda y el de Sebastian de Salamanca de fines del siglo IX (883 de Jesucristo). Ambos parecen haber bebido en una misma fuente: el segundo es mas difuso, llena la relacion de milagros estupendos, y mata en dos plumadas 187,000 sarracenos, haciendo asistir á esta funcion á D. Oppas, con su correspondiente arenga á estilo clásico. ¿Es posible que tan atroz matanza no llegara á oidos del Pacense? - .- .

3 Cerca de Covadonga se ve el campo llamado Repelao, donde la tradicion asegura que se verificó la ceremonia de alzar á D. Pelayo sobre el pavés. En la inmediata villa de Cangas hay tambien varias tradiciones relativas á este Monarca , cuyo nombre ha sido siempre pronunciado en España con religiosa veneracion. Su moderno y grosero epitafio le da el título de Santo; ,

Aqui yaze el S. Rey D. Pelayo.
electo el año de 716 que en , esta milagrosa cueva
comenzó la restauracion de España. Vencidos los moros,
falleció año 737 y acompaña á su muger y hermana.

lunes, 5 de marzo de 2012

FABRICA DE HOJA DE LATA EN CANGAS DE ONIS


Fragmento extraido del diccionario de Canga Argüelles



En Cangas de Onis una vez hace mucho tiempo existió una fabrica, hoy intentaremos desvelar algunos secretos sobre ella;
La Real Fabrica de hoja de lata de Fontameña, estaba ubicada realmente en lo que hoy pertenece al concejo de Parres, aunque todos los escritos historicos que encontramos sobre ella hacen referencia a su localización en Cangas de Onis
Jose N. Alcala Zamora, en su libro, Altos hornos y poder naval en la España de la edad moderna, hace mencion importante a la manufactura de hoja de lata en La Vega del Sella Cangas de Onis , 1803, a la cual adjudicara Canga Argüelles en su célebre diccionario el mérito en el adelantamiento en este campo.
En La Memoria presentada al Exmo Ministro de comercio, instrucción y obras públicas en el año 1850 , no parece ser que pintara bien la cosa ya que nos dice lo siguiente;


No valen tanto las hojas de lata, ni ofrecen al consumidor las mismas ventajas. El mal éxito de algunos establecimientos, destinados ántes de ahora á su fabricacion, la pérdida sucesiva de los de Cangas de Onís y de Torrelavega, emprendidos con mejor celo que fortuna, y los pocos ensayos realizados despues para aclimatar esta industria en nuestro suelo, si le dan hoy cierta novedad, demuestran tambien las dificultades que es preciso vencer , para obtenerla tan perfecta como se exige ya en nuestros talleres , y como se requiere para emplearla ventajosamente en la infinidad de útiles y artefactos que con la lata se construyen.


En la guia legislativa de Leyes , Decretos , Ordenes y Circulares de la la coleccion legislativa oficial de España dice lo siguiente:

Libertad de derechos en favor de la fábrica de hoja de lata de Cangas de Onis, 13 de Julio de 1817

Afortunadamente hoy todavia podemos ver parte de las instalaciones de lo que un dia fue la fabrica.

viernes, 2 de marzo de 2012

SE CREA EL PATRONATO NACIONAL DE LA GRUTA Y REAL SITIO DE COVADONGA

ENTRE SUS FINES FIGURA LA HABILITACION DE VIAS DE COMUNICACION Y MEDIOS DE TRANSPORTE

Martes 5 de Febrero de 1952

El boletín oficial del Estado publicará hoy un decreto-ley por el que se crea el patronato Nacional de la Gruta y Real Sitio de Covadonga, que ejercerá las siguientes funciones;

Disponer la ejecución de obras, servicios e instalaciones que sirvan al fomento de los intereses religiosos y de intensificación del culto en el Santuario ( Seminario, Escolania, Casa de Ejercicios) ; realizar lo necesario para resolver adecuadamente la hospitalidady estancia de los peregrinos y visitantes del Real Sitio, mediante el establecimiento de , hoteles, hostales y refugios acomodados a distintas posibilidades económicas ; promover la construción y establecimiento de medios de transportes, vias de comunicación para facilitar el acceso al Real Sitio y montes aledaños; desenvolver cuantas iniciativas y proyectos tiendan a dar eficacia  y esplendor a los aspectos Histórico-Artistícos del Santuario. Todo ello según los planes y proyectos estudiados y aprobados, dentro de su competencia, por el Patronato y sancionado por los Ministerios que respectivamente afecten las actividades, obras y servicios.
Bajo la Presidencia de honor del Jefe del Estado, se constituirá el Patronato Nacional , con sede en la Ciudad de Oviedo, y estará regido por una junta que presidirá el Ministro de la Gobernación. La presidencia efectiva corresponderá al Obispo de la diócesis, actuando de Vicepresidente el presidente de la Diputación Provincial, y como vocales, el Abad y tres miembros del Cabildo de la Real Colegiata;  el Dean de la Catedral de Oviedo y dos Diputados desigandos por la Corporación Provincial ; los alcaldes de Oviedo, Gijon , Cangas de onis, Langreo, Mieres y Aviles; un representante de cada uno de los Ministerios de la Gobernación , Educación Nacional, Obras Publicas, Agricultura e Información y Turismo.
Se consideran de utilidad pública los proyectos de obras e instalaciones que efectúe el Patronato.

miércoles, 29 de febrero de 2012

LA ESPADA DE D. PELAYO




Replica de la espada de D. Pelayo




El catalogo de la Real Armeria nos describe la Espada de D. Pelayo


1659. Espada de Pelayo [*]. Es de cuatro mesas y de lomo: guarnicion pavonada, sogueada, con dos puentes, : pomo de muleta con dos veneras; puño con torzal de plata y seda, de fecha mas moderna. Largo de la hoja 1 vara y 2 pulgadas. Pesa 3 libras y 1 onza. Tiene la m. 36 [**]. [V. dib. de S., tom. I, lám. 23.]


«Si el origen que se atribuye á esta espada, dice Jubinal, estuviese probado de una manera incontestable, sería á la vez la mas ilustre y la mas antigua de la Armería.» Vamos pues á contestar á la duda de dicho escritor, manifestando lo que acerca de tan interesantísimo objeto hemos podido y conseguido investigar. Nos consta de una manera certísima que hasta el año de 1775 existia en el celebre santuario de Covadonga en Asturias una espada que, por tradicion constante, la atribuían á don Pelayo. Ocurrió en dicho año un incendio en el mencionado santuario que casi lo destruyó. Viendo su abad el estado lastimoso en que habia quedado, se diri- jió á Madrid á implorar los auxilios del rey Carlos III para la reedificacion del edificio . y al presentarse á el le entregó como un obsequio la espada que tantos siglos hacía se hallaba custodiada en Covadonga. — En un inventario particular de las espadas existentes en la Armería, hecho en los últimos años del reinado del dicho Carlos III, se menciona por primera vez y se describe una espada tan exacta y terminantemente como arriba lo hemos hecho, y se la denominaba de Pelayo. Coincide pues la fecha de la entrega con la del inventario. Su aspecto es sumamente sencillo y de estilo gótico; de manera que así por esto como por los antecedentes de su referida procedencia, decimos que es del héroe á quien se atribuye.

 Como por la inspeccion de la marca de esta espada pudiera alguno suscitar dudas acerca de haber pertenecido á un héroe del siglo VIII, en vista de que dicha marca se asemeja á una espadilla ó cruz de Santiago, y de que la orden española de este Apostol se dice fue instituida

Es de suponer que esta espada , 150 años despues de la confección de este catalogo seguira estando en las dependencias de la Real Armeria , quizas no fuera mala idea reclamarla para exponerla en su lugar de origen.

lunes, 27 de febrero de 2012

EL TRANVIA DE COVADONGA



31 de octubre de 1933

Tenía ya muchos años...

Muchos años y demasiadas fatigas.
Si ya no podía...¡ni tirar de sí mismo!
Doña María descorrió los visillos de los ventanales y se asomó al balcón. Estaba allí, frente a la puerta de su casa, inmóvil, quieto, como desvanecido, entre un corro de vecinos que evocaban sus idas y venidas, sus vueltas y revueltas, sus subidas y bajadas por todo el concejo. Lo miró apenada.
Estuvo contemplándolo durante largo tiempo, en silencio. La luz cenicienta del crepúsculo reverberaba tristemente sobre su gran lomo negro. Era el fin. Sintió nostalgia y añoranza. Algo de su vida pensó se había muerto también en aquel último día de octubre de 1933. Algo se acababa, se detenía para siempre, como aquella locomotora varada definitivamente sobre las vías.
Desde ahora... ¡todo sería tan distinto! Ya no volvería a escuchar los tañidos nerviosos del campanón anunciando la salida, ni los gritos agudos de Tomás mientras paleaba el carbón, ni los pasos rápidos de Pachín, pregonando por los andenes:
Señores pasajeros..., ¡al tren!
* * *
No habían pasado tantos años desde que subió en aquel tren por primera vez. Fue en 1908, cuando inauguraron la línea ferrea. ¡Qué acontecimiento! ¡Un tren que llegaba hasta Covadonga! Comenzaron a venir desde entonces oleadas de peregrinos de toda Asturias hasta aquella estacioncita de Arriondas. Algunos seguían subiendo a Covadonga a pie, pero por devoción y no porque no hubiera otro remedio, como antes, ya que gracias a este tren que acababa de realizar su último viaje, se llegaba hasta el Santuario con toda comodidad.
Con el paso de los años veinticinco, exactamente se fue comprobando que la comodidad no era tanta. Y si no, que se lo preguntaran a Tomás, el maquinista, que se las veía y deseaba para poner en marcha aquella locomotora pesadota que soltaba, al arrancar, un largo chorro de humo blanco, formando una neblina caliginosa y parduzca de vapores y carbonilla, entre la que los viajeros se tenían que despedir casi a tientas...
A pesar de todo, a doña María le gustaba viajar en este tren. ¡Qué delicia escuchar cómo los jadeos de la locomotora se iban convirtiendo en un trac trac monocorde, mientras la bocanada de vapor se diluía en tenues fumarolas grises sobre la silueta imponente de los Picos de Europa! ¡Qué maravilla contemplar, desde las ventanillas, las casas con los tejados de color ocre, el puente de piedra, las huertas, las sementeras, los prados, los caminos bordeados de castaños y las orillas fangosas del río, mientras se perdía en la lejanía el perfil de la iglesia, que el bueno de don Lino , un antiguo párroco, había tardado diez años en construir! Más bien, en empezar a construir...
Sí; realmente se daba cuenta ahora , este pequeño tren de vapor de la Compañía Angloespañola que transportaba manganeso desde las minas de Bufarrera tardaba una enormidad. Era verdad lo que comentaban los vecinos: no tenía fuelle suficiente para las cuestas y habían hecho bien en jubilarlo; no era más que un trenezuelo de vía estrecha sin pretensiones; una antigualla de comienzos de siglo; pero... había un pero: a pesar de sus traqueteos entre emisiones de carbonilla, a pesar de sus vaivenes bruscos y sus bamboleos frenéticos sobre las vías, a pesar de todo, aquel "caballo de hierro" era humano; dentro de aquellos vagones de madera pintados de verde se podía hablar, reír y cantar sin agobios, como en las antiguas diligencias que había conocido en su niñez; y además...
... Además, aquel tren, que iba y venía constantemente a los pies de la Virgen, era como el símbolo de su propia vida. Su vida había transcurrido casi siempre aquí , entre estos concejos del oriente de Asturias; primero en Caravia, junto al oleaje furioso del Cantábrico, en la otra falda de la montaña; y luego, a partir de 1901, cuando se casó, en este pueblecito recostado junto a la ribera del Sella , uno de los cinco ríos astures que el Rey Alfonso el Sabio llamó "ríos caudales".
Amaba este río; un río impetuoso , arisco, bravo, casi salvaje, como los torrentes que descendían, entre riscos y desfiladeros, desde los heleros perpetuos de los Picos de Europa hasta las aguas frías del mar. Este era su mundo: montañas, mar y cielo.
Ese mundo, como este tren, se iba desvaneciendo poco a poco... Ya no volvería a escuchar los gritos de Cuétara o Hipólito, los interventores, anunciando las próximas estaciones:
¡Laaas Rozas!
¡Villanueva!
¡Cangas de Oniiiiís!
Cangas de Onís... Años atrás, cuando era una joven alumna de la Escuela de Magisterio en Oviedo, había estudiado la historia de este pueblo, célebre por su puentón medieval de cinco ojos, que fue capital de la monarquía asturiana y corte de don Pelayo allá por el siglo VIII. Los niños de las escuelas repetían de memoria los nombres de los reyes: Favila, Alfonso I, Fruela I, Aurelio, Silo, Mauregato, Bermudo y Alfonso el Casto, que trasladó definitivamente la Corte a Oviedo...

En 1898, al acabar la carrera de Magisterio, ella había evocado estas glorias locales durante la kermesse patriótica que se organizó en Caravia. España estaba destrozada por el desastre de la guerra de Cuba, y parecía desmoronarse en medio de un pesimismo derrotista e indolente. Entonces, con la intrepidez de sus veintiún años, quiso recordar a sus paisanos la necesidad de aprender las lecciones del pasado. "Aquí —dijo bastante nerviosa, porque era la primera vez que hablaba en público y le estaba escuchando la flor y nata de su pueblo—, aquí mismo, en la pequeña patria, ahí cerca de nosotros, está un perenne monumento de lo que fuimos y lo que somos, de lo que valemos y de lo que somos capaces de lograr en los momentos angustiosos, en las crisis supremas de nuestra historia" .
También ella, a lo largo de su vida, había atravesado situaciones terribles y angustiosas... En esos momentos tomaba el tren de Covadonga, llegaba hasta Repelao y subía hasta las inmediaciones del Santuario, confundida entre los peregrinos que visitaban la cueva de don Pelayo y leían en voz alta la inscripción exterior del sarcófago:
AQUI YAZE EL S.REY DON PELAIO
ELLETO EL ANO DE 716 QVE EN
ESTA MILAGROSA CUEBA COME
NZO LA RESTAURACION DE ESPA
ÑA BENZIDOS LOS MOROS FALLE
CIO
ÑO 737 Y LE ACOMPAÑA SS MUGER Y
ERMANA .

Doña María entornó las contraventanas y corrió los visillos. ¡Qué diferentes serían ahora, sin aquel tren, sus viajes a Covadonga para rezar ante la Santina! Ya nada sería lo mismo... Todo había cambiado desde el verano anterior, desde aquel día de julio del 32 en el que se le había ido José María...


José María Somoano en los comienzos del Opus Dei

Autor: José Miguel Cejas

El periodista José Miguel Cejas reconstruye la vida del sacerdote asturiano José María Somoano, nacido en 1902 y muerto en extrañas circunstancias en 1932, al inicio de la violenta persecución religiosa que culminó durante la guerra civil española